AMORTIGUACIÓN VERSUS MINIMALISMO

Muchos de nosotros, en pleno entreno, hemos visto gente correr por asfalto o montaña con calzado minimalista o también llamado barefoot. Casi seguro que más de una vez nos hemos interesado por conocer esta nueva “moda” que cada día tiene más seguidores y es más popular entre los atletas amateurs y no tan amateurs.

Como siempre digo, la ciencia es la que manda sobre los falsos mitos que tiene la sociedad del running y de la salud. Por lo tanto, ¿estaremos hablando de moda minimalista o de moda amortiguadora?

Como sé que es un tema delicado, mezclaremos la pura lógica y coherencia natural de la fantástica evolución humana y la queridísima ciencia.

Todo empieza hace unos 2 millones de años cuando el ser humano comienza a caminar y correr por terrenos llanos, irregulares, con piedras y con barro, etc. Eso le proporciona al ser humano unos pies fuertes y amoldables al terreno, con una musculatura intrínseca excelente.

Mucho más tarde aparece el calzado para protegernos del frío y las piedras. Pero aparece sin amortiguación. Lo que hoy en día diríamos minimalista.

Aclaro, por los que no se acuerdan, que el calzado minimalista es igual a Drop 0 o inferior a 4.

Allí a los años 70, un señor llamado Bill Bowerman (muy curiosamente el creador de la marca Nike) inventa la fantástica amortiguación, con la intención (quiero creer) de mejorar la salud en el mundo del deporte y lógicamente de ganar un poco de dinero. Lo primero no lo ha conseguido, lo segundo creo que va por buen camino.

Como leéis, la amortiguación no se inventó hasta los años 70, por lo tanto, solo hace unos 40 añitos de nada que corremos con amortiguación respeto a los 2 millones de años que corremos con calzado minimalista. ¿Casi nada no?

Curiosamente, los corredores de Kenya (los mejores del mundo) corren desde que son pequeños con calzado minimalista por sus aldeas entre montañas y ríos, y no corren 2 o 3 kilómetros, sino más de 15 para llegar a escuelas o entrenar para intentar lograrse un futuro. Hasta que los ficha una marca importante y les obliga a ponerse bambas con amortiguación que no saben ni lo que son.

Corredores muy conocidos y buenos como Karim El Hayani o Anton Krupicka corren con calzado minimalista y con muy pero que muy buenos resultados.

Lo curioso es que NO hay ningún estudio científico que demuestre que el calzado con amortiguación sea beneficioso para la salud. Sino todo lo contrario, hay un estudio donde compran el minimalismo y la amortiguación y por suerte o por desgracia el minimalismo sale vencedor. El problema es que vemos una imagen bonita en la televisión o en un poster, y nos creemos que la amortiguación es necesaria y buena para los tendones o articulaciones.

La amortiguación crea un micro movimiento que hace trabajar mucho más los músculos como gemelos o cuádriceps, que repercuten directamente en tendón de Aquiles o tendón rotuliano sobrecargándolos. Se sobrecargan y se lesionan porque tienen que trabajar el doble para intentar estabilizar estos pequeños micro movimientos durante muchos kilómetros. A parte, que la musculatura intrínseca del pie se atrofia y esto es un factor de posible fascitis plantar.

El calzado minimalista no crea estos micros movimientos y no fatiga la musculatura tanto como la amortiguación. Lo que hace es fortalecer el musculo y el tendón. El cuerpo ya es suficientemente listo y está sobradamente diseñado para correr sin amortiguación ya que tenemos sistemas incorporados para amortiguarnos. No necesitamos de sistemas externos.

Lógicamente, si estás corriendo con calzado con amortiguación de última tecnología con radio incorporada y anti llaga, tendrás seguramente el pie un poquito atrofiado, y si te lanzas al calzadominimalista te recomiendo que tengas mucha paciencia y hagas un buen plan de evolución, ya que, si el primer día comienzas hacer kilómetros, tendrás que ir a un fisio a que te cure las sobrecargas y tendinitis que tendrás. Más o menos son unos 6-7 meses de adaptación para poder correr bien con el barefoot. En internet hay muchos planes bastante buenos.

Por suerte, muchas marcas como Salomon, Merrell o la propia Nike están cambiando un poco su filosofía y comenzando hacer calzado minimalista. Lógicamente y no nos engañemos porque ven oportunidad de mercado, pero por otra parte, porque saben que no somos tontos y saben que ya nos cuesta más creernos según qué cosas.

Ahora es vuestra elección. Mi consejo como fisioterapeuta y deportista aficionado, es que si no os duele nada y nunca os ha dolido, seguir con la amortiguación. Si siempre tenéis problemas físicos a lo mejor probar algo diferente no os iría nada mal.